Méntor

"...Y entre ellos se levantó Méntor, que era compañero del irreprochable Odiseo y a quien éste al marchar en las naves había encomendado toda su casa; que obedecieran todos al anciano y que él conservara todo intacto."
 Si Odiseo, fecundo en ardides, confió su familia y su patrimonio a la sensata prudencia de Méntor, nosotros os proponemos hacer otro tanto. En esta nueva página de la Stoa podréis encontrar sensatez, inteligencia y buenos consejos; todo lo que se nos ocurra que puede servir a lo que los modernos llaman "labor tutorial". 
Méntor no siempre era Méntor; si leéis un poco más veréis que, a menudo, la diosa Atenea tomaba prestada su figura y su voz para presentarse ante los mortales y guiarlos en su viaje por la vida. 
No os pido que me sigáis ciegamente, os animo a reconocer los verdosos ojos de la diosa de la Inteligencia donde quiera que se esconda, bajo cualquier apariencia que se presente.